sábado, 15 de febrero de 2014

Perspectiva

¿Sabía usted que la quería?
¿Sabía usted que cualquier mandato salido de su boca
hubiera sido para mí real decreto?
¿Sabía usted que vigilaba con celo su salud?
¿Que maldecía cualquier nimia injusticia que la molestara?
¿Sabía usted que era la fuente de mis pequeñas alegrías
y de mis pequeñas tristezas cotidianas?
¿Que el día empezaba con su imagen?
¿Que acababa con su nostalgia?

¿Sabía usted, en fin, siquiera mi nombre?

2 comentarios: