viernes, 31 de julio de 2015

Libremercado

Me encantaría poder escribir grandes parrafadas intelectuales, cuentos de ficción y poesía revolucionaria.
Pero en este mundo de la alta cocina, a lo que realmente aspiro es a ser unos macarrones con tomate de piso de estudiante a las 6 de la mañana.
Esto es: que llegues cieguísimo a casa, me leas porque en ese estado no seas capaz de cosas más complejas, y por lo menos te quite las nauseas de(l) mañana.

Borrachos, drogadictos, poetas ¿No son absurdamente selectivos?
Tienen claro lo que exigir a las palabras: una memoria, un sentido, una tregua.
El yonki de mi barrio declama mejor que el presidente del gobierno.
Y es injusto que él no pueda vivir de ello.
También.

Yo podría simplemente callarme. No escribir absolutamente nada más.
Pero miro sus ojitos tristes, su miedo, sus sonrisas nerviosas de niños perdidos en el supermercado.
Y tengo que seguir diciendo mierda. Es mi puñetero target.
Oferta y demanda a altas horas de la madrugada.

Microproyectos condenados al fracaso. Pero tan tiernos, tan rotos, tan equivocados.

Cómo no les voy a querer.

2 comentarios:

  1. Cállese!!! Y hable de japón jajajaj

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tengo que cambiar el nombre del blog porque genera una expectativas...xD

      Eliminar