miércoles, 13 de septiembre de 2017

LA FREGONA

¿Sabes esa sensación cuando te despiertas, después de un sueño profundo, y no sabes dónde estás? Esa mañana que abres el ojo y tienes que poner el GPS mental: mi mesa, mi pared verde, mi reloj,  mi colección de cervezas importadas....en fin, todo eso que seguro que tenéis. Bueno, pues resulta que últimamente no me funciona, no sé, no me imagino que ha podido pasar....
Recuerdo preparar maletas, tal vez coger un avión (o dos), es posible que tuviera que pasar fronteras, algún control, cambié de día, me salté una noche, aterricé en una ciudad con el cielo nublado. Creo que alguien vino a por mí, que me monté en un coche, que me enseñaron una habitación.....y oye, que no recuerdo nada más. Por más que hago memoria, no sé como he podido llegar aquí. A China.

Pero bueno, ya que estaba aquí, lo suyo era empezar por lo primero: limpiar lo que de ahí en adelante iba a llamar "casa". Voy al super (así, en China, como quien no quiere la cosa), y pillo las armas necesarias. Cubo, cepillo, guantes, trapos, jabón, fregona.... "¿quiere una bolsa?", "No gracias, lo meteré todo en el cubo"....(Todo esto pero en chino y por señas, sonrisa, sonrisa). Llego a casa y en esto que me pongo a limpiar cuando....¿dónde está el escurridor de la fregona?¿tendría que haberlo comprado aparte?!! Otra vez a la tienda....y como en una peli de terror....¡horror! no hay escurridores por ninguna parte. Pienso deprisa, y si pongo uno de pasta??? no se me sujetará en el cubo....y si recojo el agua con una bayeta??? el dolor de espalda puede ser mortal....piensa, piensa....

Total, que finalmente lo que acabo haciendo en escurrir la fregona con las manos, con los guantes, en el cubo. Y ya está. Si me canso dejo que escurra un rato en el aire, como la que se agacha a hacer pis y se sacude las últimas gotas. Si, si, lamentable, lo sé. Pero os juro ( y luego visité unos grandes almacenes) que NO HAY  escurridores de fregona...pero sí fregonas....como una metáfora cruel del absurdo de la vida.

Así fui malviviendo una semana (o mal-limpiando, según se mire) hasta que un extraño artilugio llama mi atención. Es un palo con una esponja en el extremo, como lo que utilizamos para limpiar la luna de los coches. Pero además tiene un curioso mecanismo adosado...no logro...identificar...qué es....

INSTRUCCIONES GRÁFICAS, os amo.



Y aquí acaba el misterio. En China sí hay fregonas, solo que resulta tan imposible VER lo que es diferente.....(APLÍQUESE A TODO). Hoy tengo la mente un poco más abierta, y la casa un poco más limpia. 

1 comentario:

  1. Pues que se enteren que la fregona la inventó un español
    Un beso Carmen. Tu sonríe, sonrie mucho

    ResponderEliminar