domingo, 15 de julio de 2018

VII

Lo bueno de la inconsistencia
es la capacidad de cambio
un pensamiento ocupa el palco para
acto seguido
darse cuenta del vacío de la sala
y oír el murmullo de voces
justo detrás del muro.

No soy inmune
considero las partes adquiridas del carácter
por ejemplo
el rechazo a las películas interminables
la fe ciega en los cítricos
y la ansiedad.

No quiero que la rutina
establezca un margen
entre el si y el no
el presente y el futuro
la costa de buques carbonizados
ya en el silencio de la pupila.

Mueve las cortinas
el aire de verano
y la noche
instalada en la sienes
me recuerda que la infancia
fue la lucidez de una niña
jugando al escondite.

Carmen Jubete

No hay comentarios:

Publicar un comentario