jueves, 23 de agosto de 2018

VIII

VIII

Con los años me pasa que
ante los acontecimientos imparables
del tiempo imparable
los aviones que despegan y aterrizan
las calles vueltas camino a casa
la pared desnuda de otra habitación
todo el presente caduco
todo lo añadido al pasado
TODO
se conserva de manera vaga en mi memoria,

COMO LA VIDA DE ALGÚN OTRO.

Recuerdo con precisión los días de instituto
y también los libros
los primeros besos
el vértigo y la espera de crecer
el miedo,el fracaso
lo inestable
el azar del mundo.

En algún momento me alejé
de ese ser humano infinito
inmortal
y me situé a un lado
mirando indiferente la jugada
absurda muchas veces
de una partida perdida ya
puede que desde el mismo principio.

Después solo algo borroso
oscuro, inconexo
hasta que llega el verano
los calurosos y vacíos días de verano
una memoria ya solo llena de veranos
sea cual sea el motivo.

El MISTERIO siempre debería ser MISTERIO
y la vida siempre debería ser asombro
como el primer día de guardería
la incertidumbre de si volverán o no
salva al niño de la realidad

hasta que un día COMPRENDE
y pierde la partida.

Carmen Jubete, Obra no premiada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario