martes, 2 de junio de 2015

La caída de Nínive

Nuestras vidas se derrumban a distintos tempos.
Si miras atrás podrás ver Nimrod carbonizada
y Nínive terminó de ser polvo poco después
por el mismo dios, con distinta boca.

La Historia tiene esa capacidad absurda
de dar continuidad y sentido
a lo que únicamente
es aire,
es aliento,
es grito
y ya no es.

Atlas de la estupidez humana.

Si crees en un dios imperfecto,
entonces crees en ti.
Si no deseas la materia,
no te deseas.

¿Piensas que estamos hechos
de energía primigenia?
¿Del primer pensamiento?
¿Del calor de un niño Sol?

A las ruinas, no las salvará su pasado.
Pero tampoco les dolerá su futuro.