martes, 26 de enero de 2016

Amor mío

AMOR MÍO

Te devuelvo la palabra.

Estoy cansada
de apretarme los ojos para ver estrellas
de tragar amargura cuando escucho tu nombre
de sentirme equilibrista en un circo de pulgas.

El cajón de los buenos recuerdos,
es todo un reino de los impares
encabezado por un calcetín viejo
que presume de su único ojo como si no estuviera roto
en el fondo.

Apenas me mantiene en pie la pena
(firme y punzante como una estaca)
me da vértigo el presente
porque el futuro ya no es
horizonte suficiente.

Se apagó
el cartel de EXIT que colgaba
de alguna parte
y por momentos solo pude seguir la cuerda
que ambos tendimos en la oscuridad.

Sólo somos personas
jugando a conocer la felicidad
mientras inclinamos la cabeza
saludando cortésmente
a la pared.

No quedan caminos,
ni agujeros, ni piedras en las que tropezar
sin piel en las rodillas
suaves como un hueso descarnado
y mudo.

Tuve que probar infinitas últimas veces
para hallar esta
última
estúpida
perfección de la derrota.

Carmen Jubete, Contrafuego.