jueves, 22 de agosto de 2019

Pan para los idiotas


PAN PARA LOS IDIOTAS

Darse sartenazos en la cabeza hasta alcanzar la felicidad
podría ser el camino más rápido
y no necesariamente el más doloroso

El dinero atrae la suerte
pero quién necesita suerte
si existen líneas low cost
que (casi) nunca se estrellan

Quién necesita objetivos
si sobran hobbies
como al mudo le sobran palabras
o bien
le falta alguien dispuesto a escucharlas

Que el planeta gire
que la gente respire
no implica absolutamente nada
aparte de la posibilidad de que recibas unos cuantos golpes en la cabeza.

Carmen Jubete, Obra no premiada

sábado, 6 de julio de 2019

Mirada

No es que andemos locas
los ojos de los locos miran los espejos como rebotando la mirada
y nunca nunca bajan la vista
guardan la fortaleza del que ignora
luces de emergencia parpadean esos ojos.

En cambio tú
miras por la ventana tras 8 horas de vida,
que ya son estela,
vuelves a casa y huele a mar
un mar imposible
en primera línea de carretera.

A cambio tú
decoras la sala con flores de plástico
te pones un vestido bonito que disimule la carne,
la humanidad
o la tristeza,
abres tu corazón en dos o en tres
bajo un aparato de aire acondicionado.

Todas esas tú tan solas
pintadas con un mismo trazo
con la mano izquierda de ser mujer
de poder con todo
de necesitarlo todo también,
se miran a los ojos buscandose el pulso.

Y a mi me gustaría cerrar esos ojos
hacerles ver su magia
de permanecer aquí
bellos, inteligentes, doloridos
capaces de cambiar el mundo.

Carmen Jubete, Obra no premiada






lunes, 3 de junio de 2019

EL TECHO DEL MUNDO


Recuerdo mi último campamento de verano en los Pirineos 
cuando el cielo era un gran lago negro
y nosotros, niño-adultos casi extraños, 
quizás los únicos habitantes de la Tierra
habíamos olvidado con una rapidez casi insultante 
la familia, el instituto, el malamor,
el atropello brusco del futuro.
Y esa sensación de soledad.

A nuestro alrededor había montañas
había estrellas y un río
y silencio y vacío y algo inefable 
que se colaba en el fondo del vientre
de unos cuerpos que viven sin saber por qué
pero por ese porqué siempre saben.

Más tarde, tras muchos años y kilómetros 
bailé bajo el techo espejado de Tokio
rodeada de seres casi extraños 
me acerqué a ti como si no te conociera
en ese último día 
con algo silencioso, vacío e inexplicable latiendome en el vientre
para colgarme de tu nuca, de tu boca 
tu soledad 
guiada por una fuerza que desconozco.

Doy gracias por vivir mi soledad 
por tener la suerte de vivir 
de sentirme sola de sentir ese pálpito alucinado
bajo estrellas o soles
o ciudades o ríos
de bailar sin preguntarme por qué 
bajo el mismo techo del mundo.

Carmen Jubete, Obra no premiada

miércoles, 15 de mayo de 2019

INSTINTOS

Haces visera con la mano para mirarme bajar camino del super
ayer la noche fue eufórica y fresca
quemamos cosas
congelamos cosas
todo depende de la temperatura del recuerdo.

Pero la mañana es naranja, aceitosa
como una lección pegajosa
palabras que no han sucedido nunca
vidas en plano recto
ensayo sobre lo inmóvil en rampas mecánicas
que ni siquiera chirrían.
Escojo mi sección con cuidado
el futuro al alcance de la mano
(¿cuánto pesa?)
la mejor elección posible
(¿cuánto cuesta?)
no tanto como mandarlo todo a la mierda.
Por eso vuelvo despacio
aliviada, tranquila
dispuesta a ofrecerte que acuchillemos
a esta maldita sandía.

Carmen Jubete, Obra no premiada

domingo, 24 de marzo de 2019

Primavera


La vida es un dolor
de suave a moderado,
yo creo que quise ser feliz
(dicen que jugar con fuego) 

A pesar de todo
anoche soñé con saltar al vacío
y era un accidente
y una pena
y quizás un aviso

Sé que no te gusta
que solo hable de mí
de lo triste
de lo sucio
de cualquier otra cosa
que fuera cierta

Pretendo ser dulce
y se me atraviesa la ironía
como una raspa en mitad de la garganta
que la música amansa fieras
pero no mueve rocas

Quién soy yo para exigir
que se quede en el balcón
la primavera.



domingo, 10 de marzo de 2019

9 de Marzo


Arriba el sol deslumbra
salimos a brindar unas y otras
por la amistad o la vida o la mujer
quéséyo
celebrar lo inesperado

porque el campo no parece marzo
nosotras parecemos otras
largas pestañas sin sombra
asomadas a la luz
como quien mira desde abajo
la ventana más alta de todas.

Roja y feliz y roja
es raro acostumbrarse
a este quererme
y que no seas tú,
que por fin no eres tú.

viernes, 4 de enero de 2019

Expansión y colapso

EXPANSIÓN Y COLAPSO

Intento asomarme a mi cabeza
pensar que hice algunas cosas bien
no muy mal
lo intenté
o pudo ser peor.

Que cambié mi alrededor un ápice
algunos dirán: la quise
otros: ¿me quería?
poblar memorias
alimentar mundos
hacer un gesto amable a veces
sacar de quicio
poner a cien
ser el blanco de un pensamiento al azar.

La mirada que cruza otra mirada
es el universo que se expande
y se enfría como todo calor que se reparte.

Me recuerdo planeta incandescente
cigoto prematuro.
¿Mereció la pena?

Asir la piedra del conocimiento
ansiar más aire
ocupar un espacio
berrear los deseos de la vida
hacia un horizonte congelado.

Carmen Jubete, Obra no premiada.